Desarrollo de la fuerza en niños

Se conoce al tono muscular como la propiedad que tiene el musculo para desarrollar la fuerza necesaria para cualquier actividad, es el estado de contracción parcial y pasiva de los músculos. Es un estado de reposo para ayudar a la postura del cuerpo en cada movimiento.

 

Mientras dormimos el tono muscular se reduce debido a la relajación, pero los movimientos son indispensables para que los músculos puedan mantener su estado.   Además, el mantenimiento del tono muscular se activa en parte por la actividad inconsciente del sistema nervioso.

 

El tono muscular, está relacionado con la capacidad de atención, pues forma parte del estado de alerta del sistema nervioso central y ambos se encuentran codificadas por las mismas zonas cerebrales, por lo que es muy probable que un niño con bajo tono muscular, tenga un problema de atención, debido a que su baja resistencia al esfuerzo produce una disminución en esa función.

 

La ciencia nos dice: “los núcleos vestibulares de nuestro cerebro, son los encargados de enviar mensajes a los músculos sobre, cuando y como contraerse. Es un control totalmente subconsciente y son los que generan el tono muscular del cuerpo”.

 

 En el caso de un recién nacido el tono de los músculos se irán igualando al mismo tiempo que maduran las estructuras cerebrales medulares y nerviosas, que intervienen en la motricidad, las que permiten el proceso que se requiere para el control sobre la postura y el movimiento.  Entre los 8 y 10 meses es que debe estar desarrollado el tono muscular del bebé.

 

Estas posturas y movimientos adecuados, se encuentran ligados a la función de atención, la que interviene en los procesos de aprendizaje, también ayuda a la evolución de la lectoescritura, además de estimular la totalidad de los músculos del cuerpo.

 

Ejercitarse es el mejor camino para adquirir un tono muscular ideal, pero es un camino largo, donde hay que tener una alta dosis de constancia, persistencia, perseverancia y tenacidad. 

 

El tono muscular, está relacionado con la capacidad de atención.

 

Realizar actividades que proporcionen al niño el máximo de sensaciones posibles, en diversas posiciones, es lo necesario para estimular su tono muscular, al igual que hacerles juegos tranquilos que le permita estar en una actitud estática y juegos de movimiento que propicien una actitud dinámica e ir incrementando el grado de dificultad de las actividades, permitiéndole adoptar diferentes niveles de tensión muscular.

 

Los padres, pueden ver si su hijo carece de tono muscular, al no verlo sentado correctamente, que no sostiene su tronco, que se recuesta sobre el escritorio. Bajo este escenario, los músculos no funcionan normalmente lo que desencadena en una serie de complicaciones. Del buen tono muscular depende el futuro motriz y académico del bebé.


Para que las Áreas de Desarrollo realicen el trabajo correcto, es necesario que el niño esté equilibrado y organizado, pero lamentablemente no todos los niños lo están, y muchas disfunciones del sistema nervioso central no parecen en pruebas clínicas, porque solo aparecen las evidencias de lesiones cerebrales. Pero hay que ser consciente que existe un problema de funcionamiento y la hipotonía es uno de ello, como lo es la hiperactividad, el déficit de atención, la falta de concentración, el bajo tono muscular, la conducta incorrecta, el comportamiento inadecuado, la falta de memoria y la falta de capacidad para seguir una orden. 

Si bien estos problemas de funcionamiento, pueden tener diferentes enfoques de solución, no dejan de ser importantísimos, porque es una inmadurez cerebral y se les debe dedicar toda la atención posible por parte de los padres, porque de ello depende el equilibrio en el proceso de aprendizaje.

 

 

 

 

Please reload

Entradas destacadas

El ejercicio físico mejora el funcionamiento del cerebro

February 5, 2018

1/2
Please reload

Entradas recientes